Ir directamente al contenido
¿Qué son los sulfatos, las siliconas y los parabenos?

¿Qué son los sulfatos, las siliconas y los parabenos?

¿Qué es Clean Cosmetics?

¿Qué son los sulfatos, las siliconas y los parabenos?

En los últimos años, en el mundo de la cosmética se ha empezado a prescindir en su composición de algunos ingredientes químicos. Cada vez son más las marcas que reivindican el uso de ingredientes naturales en su composición, así como la renuncia de algunos ingredientes químicos como los sulfatos, siliconas y parabenos.

Estos tres componentes suelen ser frecuentes en las cremas hidratantes, geles o champús y se han utilizado durante años.

Y nos preguntamos: ¿son realmente tan dañinos?

¿Por qué hay empresas que quieren quitar los sulfatos, las siliconas y los parabenos?

¿Es tan sólo un reclamo comercial?

A continuación, explicamos estos componentes: Sulfatos, siliconas y parabenos para que tu puedas decidir qué eliges para tu cuerpo.

¿Qué son los sulfatos?

Los sulfatos son compuestos químicos formados por un átomo de azufre y cuatro átomos de oxígeno. Se usan en los cosméticos por su principal función como agente limpiador de la piel y del cabello. Son considerados como unos potentes tensioactivos por su eficacia en modificar las fuerzas de superficie o atracción entre dos superficies.

Por ejemplo, la grasa que se adhiere en las fibras como el cabello es eliminada gracias al uso de tensioactivos. El cabello sano es hidrofóbico, lo que significa que repele el agua. Por ello, se necesitan sulfatos para eliminar el sebo del pelo. Los sulfatos son muy eficaces a la hora de retirar la grasa.

El problema reside en que son muy agresivos. La mala fama de los sulfatos se debe a que pueden irritar y deshidratar la piel o cuero cabelludo.

Normalmente, los cosméticos que utilizan estos componentes tienen que incluir otros ingredientes para contrarrestar estos efectos. No todas las pieles o cabellos, se ven afectados de la misma forma. Algunos se ven perjudicados a corto plazo y otros a un plazo más largo. Por ello, es importante utilizarlos con moderación.

Debes fijarte que el cosmético que utilices contenga una concentración muy baja y no supere la máxima concentración que puede ser perjudicial para nuestra piel, que en el caso de productos fabricados en Europa, ya vienen controlados los mínimos y máximos permitidos.

Los más habituales y más frecuentes que aparecen en las etiquetas son: Sodium Laureth Sulfate, Thriethanolamine Lauryl Sulfate y Ammonium Lauryl Sulfate. En el caso de tener una piel muy sensible es mejor recurrir a productos libres de estos químicos.

Los cosméticos libres de sulfatos recurren a otros tensioactivos naturales que no sensibilizan la piel y que son igual de efectivos. Algunas de las opciones que se utilizan son el Decyl Glucoside es un limpiador derivado del azúcar o el Sodium Cocoyl Hydrolyzed Amaranth Protein es un limpiador derivado de plantas.

¿Qué son los parabenos?

Los parabenos son compuestos químicos que se utilizan para conservar y extender la vida útil de los cosméticos. Químicamente hablando son ésteres del ácido para-hidroxibenzoico.

Los más comunes son metilparabeno (methylparaben), etilparabeno (ethylparaben), propilparabeno (propylparaben) y butilparabeno (butylparaben). Su misión es evitar que los productos se degeneren con microorganismos, hongos o bacterias y garantizar que estos funcionen correctamente durante el tiempo indicado en el envase.

Son muy utilizados en cosmética porque son muy económicos y no se necesita mucha cantidad para que sean efectivos. Su uso no encarece el precio del producto. La legislación de cosméticos de Europa permite su uso, siempre y cuando cumpla una determinada concentración establecida por la ley.

Un cosmético sin conservantes tendría una vida útil de un mes y necesitaría ser guardado en la nevera. El problema que aparece con los parabenos es que hay estudios que demuestran que pueden alterar el equilibrio hormonal del organismo si permanece durante varias horas sobre la piel.

La Organización de consumidores y usuarios indica que debemos prestar especial atención a los que figuran con el nombre de butylparaben y propylparaben. Estos deberían ser preferiblemente evitados ya que son dañinos y tóxicos para nosotros. En cambio, parabenos como el methylparaben y el ethylparaben serán inofensivos siempre que su concentración máxima no supere el 0,4%. Y en una concentración inferior al 0,14%, los parabenos butylparaben y proylparaben son admitidos como conservantes estables y sin problemas para la salud.

Por otro lado, dentro de la cosmética natural existen otras opciones que permiten conservar los productos y que no tienen ningún impacto en nuestra salud. Las principales alternativas a los parabenos derivados del petróleo son sustancias como el Benzyl Alcohol o el dehydroacetic Acid, los cuales permiten mantener a raya los productos de una forma igual de eficaz, así como inofensiva para nuestro organismo.

¿Qué son las siliconas?

Las siliconas son polímeros inorgánicos con base en silicio, es decir, están compuestas de un gran número de moléculas de silicio acompañadas de oxígeno. Muchos cosméticos contienen entre sus ingredientes este compuesto, para conseguir una piel más tersa y suave. No se trata de un ingrediente reparador, ya que solo ayuda temporalmente a mejorar el aspecto visual. La silicona actúa como bloqueador, es decir, te aporta una falsa sensación de salud. No obstante, bloquea los otros productos para que no avancen hacia el interior de tu piel o cabello. Por ello, las siliconas se consideran imprescindibles en la composición de los cosméticos. Como efectos nocivos, podemos encontrar los ocasionados por un uso prolongado el cual puede provocar oclusión, es decir, que la piel no respire bien. Incluso, en las pieles sensibles este efecto puede hacer aparecer granitos.

Tal y como se informa en este post, para poder escoger un producto afín a tus necesidades y saber si es dañino, deberás conocer el estado de aceptabilidad de tu piel. Sin embargo, si no quieres correr riesgos, existen varios productos que prescinden de estos químicos y utilizan componentes inocuos que no son perjudiciales y tienen los mismo beneficios. Los componentes químicos siempre serán químicos y por tanto nunca serán recomendados su uso en grandes cantidades o de forma continuada.

En The Cool Skin, decidimos prescindir de todos los productos químicos, además de los sulfatos, siliconas y parabenos. Creemos en los productos naturales, de alta calidad que nos aportan beneficios para nuestra salud al corto y también al largo plazo. Así como, un mayor respeto y cuidado del medio ambiente.

Publicación más antigua
Publicación más reciente
Cerrar (esc)

Popup

Use this popup to embed a mailing list sign up form. Alternatively use it as a simple call to action with a link to a product or a page.

Age verification

By clicking enter you are verifying that you are old enough to consume alcohol.

Buscar

Carrito

Su carrito actualmente está vacío.
Empezar a comprar